Peor que la enfermedad

Peor que la enfermedad

Con mucha pompa, la administración municipal de Ciudad del Este había anunciado la renovación del servicio de transporte público. Durante el conflicto con los empresarios, mediante gigantografías se mostraban fotografías de colectivos modernos y unidades nuevas. A través de su oficina de prensa la administración de Sandra Zacarías se encargó de menoscabar y criticar a las empresas, cuyos servicios desastrosos para la ciudadanía hasta no hace mucho venía justificando y defendiendo.
Después de una larga y desgastante disputa con los empresarios, donde los usuarios tuvieron que soportar huelgas y privaciones, la Municipalidad adjudicó un primer paquete de itinerarios a la empresa Vimax. Antes de que entre a operar ya habían surgido los cuestionamientos porque se trataba nuevamente de vehículos usados, las unidades circulaban sin chapas y la empresa no contaba siquiera con una parada terminal. A todas luces se notaba que no se cumplieron las exigencias del pliego de bases y condiciones para la adjudicación.
Cuando parecía que por fin iban a terminar las humillaciones, los peligros y padecimientos de los pasajeros, con el ingreso de una nueva empresa y la competencia en calidad en el servicio, al poco tiempo empezaron a surgir las quejas por incumplimiento de horario y de itinerarios, tanto en Minga Guazú como en Ciudad del Este.
Nuestra región está inmersa en un proceso de transformación sin precedentes. La instalación de empresas e industrias van cambiando el modo de vida de los habitantes y también los compromisos. Ya no se trata de ir a un puesto de venta informal en el microcentro o en el mercado. Ahora los trabajadores van a empresas donde se exige horario y responsabilidad. Las llegadas tardías por culpa de colectivos que se descomponen o se atrasan en su frecuencia significan pérdidas para el trabajador.
Las autoridades municipales antes que exigir a los transportistas y velar por el bienestar, la seguridad y la tranquilidad de los usuarios, se convierten en defensores y cómplices de estas y otras irregularidades, como lo hicieron durante años con los empresarios a los que ahora cuestionan y van dejando de lado.
La empresa Vimax o Alto Paraná Transporte no presta un buen servicio. Las quejas de los usuarios así lo confirman y la administración de Sandra Zacarías, una vez más no está haciendo nada para garantizar un buen servicio y defender a los usuarios. Es de esperar que haya una reacción y que se brinde una respuesta para que el remedio no sea peor que la enfermedad.

Lea también

Foto de 'Barrer la justicia en Alto Paraná'
Foto de '¡¡¡Hasta pronto!!!'
Foto de 'Terquedad'
Foto de 'Bajón económico'

Comentarios