Caacupé: condenan violencia y afirman que cárceles sirven para delinquir mejor

Caacupé: condenan violencia y afirman que cárceles sirven para delinquir mejor

La basílica de Caacupé todos los años congrega a miles de fieles.

La basílica de Caacupé todos los años congrega a miles de fieles.

En la víspera del día de la Virgen de Caacupé, el presidente de la CEP criticó la violencia e injusticias que golpean a los jóvenes y que “fomentan mayor criminalidad”. Lamentó además que en las cárceles únicamente se aprenda a “delinquir mejor”.

En la víspera del Día Litúrgico de la Inmaculada Concepción de María, el arzobispo de Asunción y presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), Edmundo Valenzuela, dijo que actualmente los jóvenes viven golpeados por la violencia y por las injusticias, lo que fomenta mayor criminalidad. Criticó el sistema penitenciario, que ofrece centros de reclusión inhumanos, donde, en vez de alentar la reeducación y la reinserción en la vida productiva de la sociedad, se promueve el aprendizaje para “delinquir más y mejor”.
“Muchos jóvenes tienen que cumplir penas en recintos penitenciarios inhumanos, caracterizados por el comercio de armas, drogas, hacinamiento, torturas, ausencia de programas de rehabilitación, crimen organizado”, señalaba en parte de la homilía. Lamentó la pobreza y la falta de acceso a educación de los jóvenes. Llamó a los jóvenes misioneros a ayudar a sus pares que están metidos en el “vandalismo: barras bravas, pandillas de violentos, motochorros, asaltantes de transeúntes, carteristas o descuidistas, rateros, robacoches, tortoleros, pirañitas, los de pintatas o grafitis, los peajeros” y, además, condenó a los “adultos reducidores” que compran cosas robadas.
MATRIMONIO, FAMILIA Y VIDA SACERDOTAL
Valenzuela llamó a los jóvenes a seguir a Jesús en cualquiera de los tres estados de la vida en la Iglesia: el matrimonio, la vida consagrada y religiosa y la vida sacerdotal.
“Amigos de Jesús son todos los jóvenes. Su primera vocación es una vida humana sana, armoniosa, digna, competente para afrontar dificultades con soluciones adecuadas. Además de la vocación humana, Jesús los llama a la vocación cristiana, a ser sus discípulos misioneros, en uno de los tres estados de vida de la Iglesia: el matrimonio y la familia, la vida consagrada y religiosa, y para los varones, la vida sacerdotal”, señaló durante la homilía de ayer en Caacupé.
Aseguró que la Iglesia quiere acoger la multiforme variedad de jóvenes de nuestro país, en su diversidad de vida y situaciones sociales y culturales, con el objetivo de que transmitan a otros jóvenes la corriente de la vida de Cristo.

Lea también

Foto de 'Chofer de ministro vendía autos de la Corte Suprema'
Foto de 'Renunció Ovelar y designaron a Cecilia Pérez como ministra de Justicia'
Foto de 'Regaló a su exnovia un peluche cargado con droga y luego llamó al 911'
Foto de 'Fiscalía allana casas de Ramón Gónzalez Daher y su hijo'

Comentarios