Un nuevo comienzo para los huérfanos

Un nuevo comienzo para los huérfanos

Mañana, los esteños tendrán la oportunidad de dar un nuevo curso a la historia de Ciudad del Este. Será una jornada electoral para elegir a un nuevo representante municipal para reemplazar a la exintendente Sandra Macleod de Zacarías (ANR), quien fue destituida tras una intervención y está imputada por varios ilícitos en el Ministerio Público.

La capital del décimo departamento tiene el estigma de ser una zona de corrupción, de ilegalidad, falsificación de productos, del crimen organizado y lavado de dinero, de traficantes y donde impera la coima. Es una zona apetecible para cualquier funcionario, pues la idea que impera es que aquí resulta muy fácil enriquecerse, de forma ilegal, por supuesto.

Sin embargo, solo un puñado de sus habitantes son los que recurren a estas prácticas y se benefician de ella. Hay una gran mayoría de gente que batalla todos los días para llevar el pan a su casa, que trabaja de forma digna y honestamente, a pesar de las dificultades que conlleva enfrentarse a un entorno corrupto. Lastimosamente, la clase trabajadora es la clase más afectada por la corrupción, pues al infestarse las instituciones públicas de prácticas ilegales, una mínima gestión cuesta mucho más de lo que cuesta en una entidad estatal caracterizada por la ineficiencia, la burocracia y por sobre todo con sistemas de atención arcaicos.

A priori, un o una intendente municipal no tiene tantas atribuciones como para dar solución a todos los problemas citados precedentemente pero como el administrador de la ciudad su postura puede influir mucho.

En todo este tiempo nunca salió ningún intendente municipal a exigir al gobierno central que garantice la seguridad de los esteños, que se enfrente al contrabando u otras ilegalidades. Cuando la ciudad fue tomada por asaltantes durante el robo a Prosegur, todos sus habitantes estuvieron en vilo por más de cuatro horas, nadie se pronunció ni siquiera con un comunicado de repudio, no servirá de mucho pero por lo menos se envía una señal de que se preocupan por su gente, ya que no se ocupan como es debido.

Los esteños siempre fueron huérfanos en muchos aspectos pero nunca se quedaron en el papel de víctima. Al contrario pese a todo la ciudad nunca paró y sigue dando batalla.

Ahora los ciudadanos tienen la oportunidad de que la historia sea un poco distinta en los próximos años, de recomenzar, eligiendo a una persona que los represente con la altura moral que se merece la gente trabajadora y valiente de Ciudad del Este.

Por Tereza Fretes Alonso

Lea también

Foto de 'Hasta la última gota  de tinta'
Foto de '¡Cerramos el telón de papel!'
Foto de 'Malas noticias, corruptos'
Foto de 'Creímos que eran dos, había sido eran tres'

Comentarios