Destruyen evidencias de causas finiquitadas

0
2876

Un importante lote de evidencias que estaba guardada en la bóveda del Poder Judicial del Alto Paraná fue destruida por disposición del pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). El proceso se llevó a cabo ayer, sobre la avenida Del Lago, de Ciudad del Este.

La ministra de la CSJ observando parte de las evidencias antes de la destrucción.

La ministra de la Corte Suprema de Justicia y superintendente de la jurisdicción judicial de Alto Paraná, Gladys Bareiro de Módica, junto con el presidente de la Circunscripción Judicial de Alto Paraná, Isidro González, participaron del procedimiento que contó con la colaboración de la Municipalidad de Ciudad del Este. Las evidencias forman parte de causas penales pertenecientes a procesos antiguos, en algunos casos datan de casi 30 años, que eran de procesos que ya fueron finiquitados y permanecían en el depósito por la inacción de los jueces que no ordenaban la destrucción de las pruebas de procesos finiquitados.

El presidente de la Circunscripción Judicial de Alto Paraná, Isidro González, explicó que hace cuatro meses comenzaron a trabajar para clasificar las evidencias que podrían ser destruidas. Agregó que este proceso permite liberar dos depósitos y medio que dejarán de tener costo para la Sexta Circunscripción judicial.

En otro momento, lamentó los sucesivos hechos de hurtos que se registraron en el depósito alquilado de la empresa Winner y adelantó que analizan la rescisión de contrato. “Tenemos un contrato que indudablemente no se cumplió, nosotros vinimos acá por falta de seguridad en el local anterior, si no se cumple el contrato podemos rescindir y pedir resarcimiento. Nos llama la atención que los guardias no hayan escuchado cuando estaban perforando la pared”, puntualizó González.

Por su parte, la ministra Gladys Bareiro de Módica instó a las demás circunscripciones a que elaboren inventarios y vean la situación actual de sus depósitos. Aclaró que el mismo proceso se replicará en las demás sedes judiciales.

Las evidencias se encontraban distribuidas en dos depósitos y consistían en armas obsoletas, machetes, prensas hidráulicas, motocicletas, computadoras, entre otros.

Una vez que se procedió a su destrucción, finalmente fueron llevadas al vertedero por funcionarios de la Municipalidad.

Facebook Comentarios