Se habla de
Depurar la justicia

Depurar la justicia


Uno de los puntos más sensibles dentro de nuestros sistema republicano, continúa siendo la absoluta incapacidad de nuestro Poder Judicial en cumplir su rol como custodio de la Constitución, tanto sea en su proceso de interpretar, de cumplir y de hacer cumplir las distintas leyes que de alguna un otra manera regulan nuestra convivencia pacífica.

Hoy en día, uno de los factores primordiales en materia de lograr un alto grado para la atracción y ejecución de inversiones en cualquier parte del mundo es la tan anhelada seguridad jurídica. Es decir, para la ejecución de proyectos de gran envergadura, para muchos inversores, es de mayor prevalencia la calidad del sistema judicial, que la propia presión impositiva.

Contrariamente a esta oportunidad, en Paraguay, todo el sistema judicial se encuentra con una gigantesca deuda con la sociedad. Desde el funcionario de menor rango de un juzgado del interior del país, hasta los propios ministros de la Corte Suprema, cuentan con un descrédito total de los ciudadanos y por ende, afectan de sobremanera la imagen exterior del país.

La Corte Suprema de Justicia, a través de su tan cuestionado Consejo de la Magistratura sin rubor alguno continúa nombrando a dudosas figuras como jueces. Como ejemplo, en las últimas semanas, se encuentra integrando una de las ternas la fiscal Juliana Giménez, cuestionada por favorecer a políticos corruptos entre ellos a los exintendentes de Presidente Franco Alcides Fernández (ANR) y Abrahán Alegre (ANR), imputados por un supuesto desfalco de G. 7.000 millones.

Juliana Giménez, de vivir en un inquilinato humilde barrio Remansito de Ciudad del Este, pasó a residir en una lujosa mansión situada en la valorada zona del Km 4, de la misma ciudad, en una vivienda valuada al menos en unos 300.000 dólares.

No está demás en recordar que esta misma fiscal, fue una de las responsables de las investigaciones en el caso Forex, esquema que realizó un lavado de 600 millones de dólares en donde se logró la condena de cinco prestanombres, pero dudosamente no se investigó a los verdaderos dueños del monto mal habido.

Mientras que nuestro Poder Judicial se encuentre secuestrado por un grupo mafioso, al que solo le importa enriquecerse a espaldas de los más humildes y desprotegidos, estaremos sufriendo todo tipo de arbitrariedades e injusticias. Todo nuestros sistema jurídico necesita depurarse totalmente, estar desvinculado de la influencia política, para así realmente disponer en sus filas de personas que se encuentren a altura de lo que espera la sociedad.

Lea también

Foto de '¡¡¡Hasta pronto!!!'
Foto de 'Terquedad'
Foto de 'Bajón económico'
Foto de 'Crimen organizado'

Comentarios