Se habla de
Peligroso retroceso

Peligroso retroceso

Mario Abdo Benítez al mando de la primera magistratura del país continúa decepcionando a propios y extraños en atención a su incapacidad de hacer que las instituciones del Estado funcionen como debe ser, cumpliendo el rol constitucional que les compete.
Desde su asunción al cargo, el presidente de la república, quien juró ante todos hacer cumplir la Constitución Nacional, continúa dando espacios y oportunidades a los mismos de siempre que hace años continúan beneficiándose con su cuota de poder, colocando la mano en el erario público y operando sin escrúpulos en todo los estamentos gubernamentales posibles con tal de lograr tajadas en beneficio de pocos y en perjuicio de muchos. La estabilidad política tiende a estar en zozobra cada vez más si Mario Abdo continua dando brechas a los oportunistas que no dudarán en desplazarlo del frágil escenario político que ocupa actualmente.
A solo un año que tomó la posta del país despertando muchas esperanzas, el presidente no logra consolidar su papel protagónico dentro del espectro político, si no más bien, ha ido cediendo terreno al cartismo por un lado y por el otro al llanismo en detrimento de su propia línea de trabajo. Esta suposición queda totalmente demostrada al interpretar lo ocurrido esta semana con el nombramiento para el consejo de la magistratura al más que conocido y desprestigiado Raúl Torres Kirmser, un servil a estos sectores que solo trabajan en pro de sus oscuros intereses particulares.
La ciudadanía va tomando lectura de estos hechos, y los cuestionamientos ante este tipo de maniobras retumbarán con mayor eco ante un mandato presidencial que prácticamente se encuentra arrancando. El país en ningún caso necesita de pactos políticos que defiendan intereses sectoriales que nada tienen que ver con el clamor popular. Sino más bien, requiere de un amplio acuerdo político-social de todos los sectores, de manera a quitar adelante al país con la depuración de las instituciones, hecho que solo se logrará eliminando a los viejos corruptos enquistados a lo largo y ancho de ministerios y entes públicos. El presidente no debe solo alejarse de los conocidos corruptos, si no también perseguirlos, de tal manera a liderar con libertad un verdadero proceso político que haga cumplir las promesas pactadas en su campaña y por la cual fue electo.

Lea también

Foto de '¡¡¡Hasta pronto!!!'
Foto de 'Terquedad'
Foto de 'Bajón económico'
Foto de 'Crimen organizado'

Comentarios