Fuerte Olimpo

0
537

La falta de caminos de todo tiempo trae consecuencias nefastas para quienes habitan la Región del Chaco y, en especial, para los del Alto Paraguay quienes sienten en carne propia el total desinterés de nuestra clase política en dar solución a un problema latente de hace décadas.
Nuevamente, pobladores del Distrito de Fuerte Olimpo, capital del departamento de Alto Paraguay fueron afectados por esta situación en un caso que ya no sorprende, pero continúa generando mayor impotencia.
Un ómnibus de la empresa San Juan que partía de Fuerte Olimpo con destino a Asunción el lunes pasado, no logró cumplir con su itinerario debido a las constantes lluvias que prácticamente dejaron inviable varios puntos del trayecto.
El bus quedó empantanado de barro, sin poder desplazarse y los pasajeros quedaron varados durante tres días, queriendo llegar a la capital; sin embargo, tuvieron que retornar al punto de donde partieron y esperar la mejora de las condiciones climáticas para intentar de vuelta llegar a Asunción.
Es inadmisible aceptar que en pleno Siglo XXI, una localidad tan importante para el país, no solo desde el punto de vista geopolítico, si no también económico, no cuente con rutas asfaltadas que puedan conectar a los pobladores con la seguridad y comodidad que se merecen con el resto de la región.
Todos somos testigos de los innecesarios gastos del gobierno, de las licitaciones sobrefacturadas, de los intocables planilleros , de los viajes de placer, de los astronómicos aumentos salariales, entre otros. Y en este sentido, es necesario que nuestras autoridades que supuestamente a tambor batiente pronuncian estar comprometidos con el tan ansiado cambio modifiquen esta realidad lo antes posible y ejecuten las inversiones públicas donde corresponde.
El presupuesto público continúa desangrándose todos los días, sin embargo, los resultados son prácticamente nulos o escasos. Nuestros compatriotas que trabajan, producen y pagan impuestos no merecen estar abandonados a su suerte sufriendo todo tipo de penurias por la incapacidad política del gobierno.
El Presidente Mario Abdo y su gabinete deben reaccionar urgentemente y dar un punto final a esta más que conocida y a su vez vergonzosa historia. Sin dar media vueltas necesita enfocar en carácter de emergencia soluciones prácticas para la región y solucionar una deuda histórica que tiene nuestra clase política con el Chaco.

Facebook Comentarios