No dejarlos impunes

La Contraloría General de la República es un organismo del Estado creado por la propia Constitución Nacional en su Art. 281 y que tiene como finalidad controlar las actividades económicas y financieras del Estado, de los departamentos y de las municipalidades, y por la ley, goza de autonomía funcional y administrativa.

No podemos negar que esta repartición pública deja mucho que desear con respecto a los resultados de sus informes que contrastan de manera muy notoria con la realidad que conocemos, pero en algunos anecdóticos casos ha traído a luz pública importantes hechos que infelizmente terminan en la nada ante el Ministerio Público y el Poder Judicial.

En este orden de cosas, desde hace años, la Controlaría ha emitido sendos informes con respecto a la mala utilización de los recursos públicos en la Municipalidad de Hernandarias bajo la gestión de Mario Castillo (PLRA), como así también de Edil Agüero (PLRA).

Solo para el ejercicio 2015, el informe final de este órgano contralor estima un despojo estimativo de G. 6.760 millones para las arcas del municipio, y las irregularidades halladas contemplan todo tipo de acciones dolosas como pagos sin raspado documental, asignaciones prohibidas dentro del presupuesto del Fonacide, gastos sin justificativas en combustibles, transferencias a organizaciones sin fines de lucro sin las respectivas rendiciones de cuentas, cobros de cheques sin base documental, entre otras variadas formas de irresponsabilidad administrativa que ni podemos imaginar.

Es increíble como gran parte de nuestra clase política administra el dinero público sin ningún criterio básico de organización y da a suponer que este error de carácter administrativo y que ya ni ocurre en ninguna despensa de barrio, es con la directa intensión de malversar fondos públicos para beneficio propio y de una pequeña claque dirigencial.

Mario Castillo y Erico Agüero en carácter de intendente interino, tienen la responsabilidad civil y penal sobre todo el accionar administrativo, financiero, jurídico y técnico como asignadores de gastos y máximos responsables al frente de la administración municipal en sus respectivos periodos y deben de rendir cuentas ante las instituciones pertinentes y por sobre todo ante la ciudadanía.

El Paraguay necesita mucho para crecer y eso depende en gran medida del fortalecimiento consolidado de sus municipios. Pero si las mismas continúan estando bajo el yugo opresor de mal intencionados que solo están dispuestos al beneficio propio mediante el saqueo del dinero del pueblo, continuaremos estando condenados al subdesarrollo.

Facebook Comentarios