La salud y crisis

El Estado protegerá y promoverá la salud como derecho fundamental de la persona y en interés de la comunidad. Nadie será privado de asistencia pública para prevenir o tratar enfermedades, pestes o plagas, y de socorro en los casos de catástrofes y de accidentes”. Son lindas las palabras escritas en el Art. 68 de nuestra Constitución Nacional con respecto a la responsabilidad que tiene el Estado para con todos los paraguayos. Sin embargo, la evidencia real nos demuestra en todo momento y en todo lugar que este texto es solo letra muerta.
Es lamentable la situación de todos los hospitales públicos del país, ser paraguayo y depender del sistema de salud del Paraguay es prácticamente una condena de muerte a mediano plazo, atendiendo que todos los eslabones de un servicio tan delicado se encuentran en pésimas condiciones, tales como la infraestructura edilicia, el personal médico, los equipos y los insumos.
En este sentido, personal de blanco del Hospital Nacional de Itauguá denunciaron que desde hace más de una semana no disponen de suero glucosado, ni de otros insumos básicos. Refirieron que hay muchas necesidades, por la cantidad de pacientes con cuadros gripales.
De la misma manera, trabajadores del Hospital de Clínicas en situación de huelga, días atrás hasta llegaron a cerrar por completo la avenida Mariscal López en San Lorenzo por la falta de respuesta del Gobierno ante el pedido de una reivindicación salarial.
Si nos pusiéramos a conglomerar todos los reclamos, ingresaríamos a un mar de quejas de todas las índoles en uno de los temas más sensibles para cualquier gobierno, y esto nos da a entender que no existen una política nacional diseñada de manera a iniciar un cambio estructural a todo nuestro sistema de salud pública.
Las autoridades no tienen ninguna opción más que no sea sanear decididamente toda la composición de los servicios sociales que presta el Estado en el sentido de eliminar la gran mayoría de los gastos superfluos que minan en las instituciones públicas, e invertir en la salud de una sociedad que actualmente se encuentra padeciendo de sufrimiento, dolor y muerte totalmente prevenibles.es un país con muchos recursos; no podemos seguir sufriendo penurias a causa de ineptos que ilusionan, prometen y no cumplen. La excusas ya no convencen.

Facebook Comentarios