Una lección en Itaipú

La sociedad paraguaya vive un momento de debate nunca jamás registrado en nuestra historia con respecto a uno de los recursos más importantes que disponemos, que es la energía eléctrica generada por la Itaipú Binacional.

No es necesario ser un gran especialista en el tema hidroeléctrico para darnos cuentas que las condiciones contractuales con que la misma fue creada no fueron las mejores para el país, pues solo con analizar los montos de nuestras tarifas de consumo eléctrico, notaremos que los precios no son coherentemente competitivos para un país líder mundial en energía.

Una de las principales causas de esta gran injusticia se debió siempre a la constante incapacidad y falta de patriotismo de nuestros negociadores que deberían de equilibrar los beneficios tanto para Brasil como Paraguay. Sin embargo, todos los especialistas objetivos e independientes nos dan a entender que los brasileños siempre tuvieron ventajas más significativas en todos los aspectos.
Nuevamente esta semana, la capacidad de nuestros políticos y algunos técnicos que deberían de estar más que afinados para cualquier tipo de negociación que implique ceder o ganar ventajas dentro de la Itaipú ha sido puesto a prueba con un resultado calamitoso para el gobierno, y que derivó en la dimisión de los principales cargos directivos tanto en la diplomacia nacional (Cancillería y Embajada) como en las instituciones involucradas del sector eléctrico (ANDE e Itaipú).

Es imperdonable el nivel de improvisación con la cual se ha manejado probablemente uno de los temas más cruciales en lo que respecta a nuestra soberanía nacional.

Mario Abdo Benítez deberá de ser extremadamente cuidadoso a partir de ahora con respecto a esta situación, necesitará organizar y entablar los mejores mecanismos para traer al país lo que verdaderamente le corresponde, y para eso deberá de recurrir a nuestros mejores hombres, a los que sí están comprometidos con los ideales de la patria y desean lo mejor para su pueblo, y esto implica categóricamente despegarse de muchos de los impresentables que lo acompañan actualmente.

Este gobierno por milímetros no cayó ante una monumental falta de seriedad, debe de aprender de todo esto, puesto que la ciudadanía estará más que nunca atenta, y es muy probable que ya no estará dispuesta a perdonar.

Facebook Comentarios