Se habla de
Escepticismo

Escepticismo

La crisis desatada debido a los malos manejos de las negociaciones y firma de tratado entre Paraguay y Brasil para la adquisición de energía de Itaipú puso en vilo a todo el país, instalando incluso la posibilidad de un juicio político con toda la inestabilidad que eso conlleva. Toda esta incertidumbre y desgaste social que está enfrentando la República del Paraguay se pudieron evitar si las autoridades que juraron cumplir con el deber que se le había encomendado hubiesen realizado con altura la labor que les corresponde. Es inadmisible que esas negociaciones se hayan realizado por debajo de la mesa, excluyendo a los técnicos. Se trata nada más y nada menos que un tema de vital interés nacional que requería la mayor diligencia y transparencia posible.

Ahora las aguas se calmaron momentáneamente. Fue luego de que el movimiento Honor Colorado haya reculado en su idea de apoyar un juicio político tanto al presidente Mario Abdo Benítez como al vicepresidente Hugo Velázquez. Por supuesto, nadie salió a hablar cuáles fueron los términos de ese acuerdo, cuál fue la moneda de cambio. Una vez más queda la sensación de escepticismo sobre este tibio gobierno que tiene aún largo trecho.
Cada vez es menos creíble el discurso del presidente Mario Abdo Benítez, de mano dura contra la corrupción, del “caiga quien caiga”. Su falta de determinación es lo que siempre termina poniéndolo contra las cuerdas. En esta ocasión, recibió nuevamente un poco de oxígeno gracias a la presión de Brasil y Estados Unidos, que no ocultaron su participación en la crisis.

El presidente Mario Abdo es el único responsable de toda esta situación generada, dado que si no estaba enterado de los términos del acuerdo que se estaba por firma, es que no está a la altura del cargo que ocupa. Si lo sabía y lo apañó es un peligroso cómplice del atentado contra los intereses del país.

Ayer pronunció un discurso ratificando su compromiso de “caiga quien caiga”, sin embargo, la ciudadanía todavía está esperando acciones concretas que permitan recuperar la confianza hacia la gestión presidencial. Corresponde a partir de ahora aplicar la mano dura destituyendo a todos quienes participaron de las oscuras negociaciones y aclarar convenientemente la participación de su vicepresidente Hugo Velázquez, de negros antecedentes y con serias sospechas de participación en los negociados que llevaron a la crisis.

Lea también

Foto de 'Barrer la justicia en Alto Paraná'
Foto de '¡¡¡Hasta pronto!!!'
Foto de 'Terquedad'
Foto de 'Bajón económico'

Comentarios