Estado de derecho

Una serie de conflictos se desataron por la administración de la Terminal de Ómnibus de Ciudad del Este. Por un lado, el intendente local Miguel Prieto dictó una resolución para recuperar la administración y con eso se inició una contienda judicial.

Cuando una juez dictó un amparo a favor de la empresa Itá Paraná, firma adjudicada por 20 años la explotación de la terminal, el jefe comunal dijo públicamente que no va respetar la orden judicial. Acompañado de un grupo de seguidores, Prieto hizo correr a los abogados acompañados del oficial de justicia que querían hacer cumplir la orden judicial se atrincheró en las oficinas administrativas de la citada firma.

Es probable que la empresa Ita Paraná haya sido privilegiada en gran medida por la anterior administración para la explotación de la Terminal de Ómnibus. También es evidente que no cumple a cabalidad con el contrato, pues a simple vista las dependencias de la terminal permanece en deplorables condiciones.

Sin embargo, es de esperarse que el intendente Prieto, formado en la carrera de Derecho y que se presenta como alternativa de cambio, lleve adelante este proceso de cambio con altura.

Hasta ahora viene demostrando una buena gestión en los diversos ámbitos, mejorando la administración de la ciudad. Lo que no puede es salir a desafiar el orden público, el estado de derecho y pasar por encima a cualquiera que se atreva a cuestionarlo, como acostumbraban a hacer sus antecesores.

Ciudad del Este ya pasó por demasiadas tormentas y a estas alturas todos los sectores se deben unir para reconstruirla. Instar, pregonar y hasta actuar desafiando las instituciones no es el camino correcto si se quiere recuperar la ciudad.

El intendente Miguel Prieto, sus asesores y gabinete deben entender que no se puede pasar por alto las leyes por más beneficioso que pueda resultar económicamente tomar por la fuerza la administración de la Terminal de Ómnibus.
La ciudadanía también debe aprender a ser exigente con la calidad de sus autoridades. Ahí está el ejemplo de Paraguayo Cubas quien con sus patoteadas lo único que está logrando es que sus denuncias no sean tomadas en serio. Una autoridad no puede atropellar las instituciones ni promover la violencia. La sociedad civilizada se fundamenta en el respeto al estado de derecho.

Facebook Comentarios