Sin fútbol, pasos atrás

Un 2-0 que hasta quedó corto, el triunfo de Japón sobre la selección paraguaya en el partido amistoso celebrado ayer en Kashima. Un tiempo fue suficiente para ver la amplia superioridad de los nipones, en todo, frente a los albirrojos, que nada mostraron.

Una vez más el técnico Eduardo Berizzo echó mano a la improvisación, como incluir a Iván Piris por el carril izquierdo estando en el banco Blas Riveros. El sistema táctico que buscó imponer no tuvo frutos, el equipo paraguayo fue superado en todas las líneas, la rapidez y el mejor criterio de fútbol de los japoneses marcaron amplia diferencia.

Solo el primer tiempo fue suficiente para sentenciar el partido, en ese lapso se registraron las dos anotaciones del seleccionado local, en un periodo de solo siete minutos. A partir de esa diferencia se les complicó aún más a los dirigidos por Berizzo, que tampoco tuvo la reacción necesaria para cambiar el trámite.

Lo de la complementaria fue estirando el partido, los nipones se deleitaron jugando con la pelota, superaban a los paraguayos en todo pero ya sin la profundidad para aumentar la ventaja. Así como en el primer tiempo un remate de larga distancia de Sánchez, otro en el segundo de Samudio fue todo lo de Paraguay. Japón fue muy superior, ganó con merecimientos y pudo más.

Facebook Comentarios