Se habla de
Condenan a cuatro policías por rapto y millonario robo

Condenan a cuatro policías por rapto y millonario robo

Cuatro policías fueron condenados con penas entre 6 a 14 años de prisión por raptar a dos personas para robarle 55.000 dólares. El fallo condenatorio fue dictado hoy en un incidentado juicio oral y público en el Tribunal Penal de Ciudad del Este.

Los policías condenados esta mañana en la Dirección de Policía de Ciudad del Este.


Los sentenciados son: el suboficial Manuel Benítez, alias “Pato”, quien fue condenado a 14 años; el suboficial Robert Richer Resquín, sancionado a ocho años de encierro; el oficial Rolando Damián Ramírez, a siete años de cárcel; y el suboficial José del Carmen Barreto, a seis años de penitenciaría.
El Tribunal de Sentencia que dictó, por unanimidad, el veredicto fue compuesto por Milciades Ovelar, Teresita Cazal y Efrén Giménez.
Los jueces también revocaron las medidas sustitutivas a la prisión y se ordenó la remisión de los ahora policías condenados a la Agrupación Especializada, salvo de Barreto, quien seguirá con arresto domiciliario por tener una enfermedad terminal, hasta que el fallo quede firme.
En el juicio se demostró que 3 policías interceptaron a las víctimas en el microcentro de Ciudad del Este y los llevaron hasta un Puesto Policial del km. 8 Monday, donde el oficial inspector Ramírez, se desempeñaba como jefe.
Allí fueron despojados de U$ 55 mil, pertenecientes al empresario Estanislao Franco De Oliveira, alias #Chilao», producto del cobro de mercaderías.
ELEMENTOS IRREFUTABLES
El juez Milciades Ovelar, presidente del colegiado juzgador explicó que las pruebas desarrolladas, el relato de las víctimas, el cruce de llamadas, vídeos de circuito cerrado y otros elementos les dieron la plena certeza de la responsabilidad de los cuatro acusados en los hechos punibles, en calidad de coautores. La fiscal Cinthia Leiva defendió la acusación presentada por sus colegas que le antecedieron en la investigación.
Las víctimas declararon ante el Tribunal con detalles puntillosos sobre lo ocurrido, sin desperdicios en el relato, mencionando incluso que luego de ser “desplumados” los policías los llevaron hasta la ruta internacional, donde les dieron G. 100 mil para el taxi.
El Tribunal llamó la atención a los fiscales investigadores, por excluir de la causa al entonces director de policía, a cuyo cargo estaban los hoy condenados.
Resulta que, en el cruce de llamadas figura el número del entonces alto jefe policial, Comisario Darío Fermín Aguayo, a quien los acusados sindicaron como mandante del golpe, según dieron a entender, al momento de realizar su manifestación ante los juzgadores. Además era inconcebible que los subordinados actúen sin la venia del superior.

El comisario (SR) Darío Aguayo fue apuntado como mandante del golpe.


En ese sentido, el Tribunal resolvió que la causa siga abierta y que se remita al Ministerio Público para investigar a Aguayo y a quien pudiera resultar responsable del grave hecho punible.
El intento de los defensores de justificar el actuar de los uniformados, alegando un procedimiento policial normal, cayó por tierra, pues nunca se presentó un acta, un informe del procedimiento, mucho menos comunicación al Ministerio Público. No hay rastro de sus actuaciones en el libro de novedades, ni han tenido testigos de la supuesta requisa, entre otros detalles formales que obviaron los intervinientes.
Para los magistrados, Manuel Benítez, ya condenado por abuso sexual a 10 años, fue el comandante del “operativo” y, junto con Barreto y Resquín raptaron a las víctimas desde el microcentro, hasta el Km. 8, a bordo en un automóvil Toyota Allex.
En el trayecto “Pato” se iba comunicando con Ramírez, indicándole que “ya tenían el objetivo”, hasta que se encontraron en un punto del Km. 7, de donde éste último al mando de su camioneta condujo a los demás participantes hasta su comisaría. En la sede policial mantuvieron a las víctimas, bajo amenaza de muerte, por aproximadamente dos horas.
Por otro lado, la abogada Rita Santacruz, defensora de Rolando Ramírez, es citada, para este viernes, a una audiencia disciplinaria, ya que la misma habría litigado de mala fe, al haber recusado al Tribunal, luego de que la Fiscalía solicitara una alta pena.
Los jueces fueron confirmados por la Cámara de Apelaciones pero la abogada seguía “chicaneando”, con el fin de interrumpir el juicio, lo que no logró mediante la firmeza del Tribunal de Sentencia.

Lea también

Foto de 'Incautan marihuana y destruyen campamento'
Foto de 'Mujer se fuga del calabozo la Dirección de Policía'
Foto de 'Móvil de comitiva presidencial atropelló y mató a un comunicador de San Pedro'
Foto de 'Incautan armamento y proyectiles durante allanamiento en una vivienda'

Comentarios