Sin máscaras para la libertad

Sin máscaras para la libertad

“Kamba Ra’anga o la transfiguración de un negro” es la movilizante y sólida propuesta del bailarín y creador Hugo Rojas. La danza contemporánea es el vehículo con el que el artista penetra en las retinas para dejar un fundamental mensaje: para ser libres no necesitamos máscaras.

En una sociedad que hoy en día sigue juzgando y criticando la diversidad, muchas personas deben andar vistiendo máscaras imaginarias para ser aceptadas. El no poder mostrarse al mundo como uno es, es motivo de miedo, encierro o frustración para muchos.

Desde esa premisa, Hugo Rojas se sirve de la figura del Kamba Ra’anga, personaje que sale a bailar en la tradicional festividad celebrada cada junio en Altos, departamento de Cordillera. Estos personajes danzan ataviados con vestidos realizados con diversos materiales, e incluso a veces con vestidos femeninos.

Además, el artista se valió también del libro “Kamba Ra’anga. Las últimas máscaras”, de Carlos Colombino, para profundizar su investigación y llevar eso a su representación personal.

Es interesante cómo Rojas transporta entonces al personaje para hablarnos de los géneros. Conforme pasa la obra, el bailarín va transformando al personaje, que se va encontrando con prendas femeninas, para luego vestirlas.

La similitud con los vestidos que se utilizan en las festividades de Altos, lo tenemos aquí con un colorido vestido, que podría asociarse también con los colores de la bandera LGBT. Cuando Rojas se introduce dentro del vestido, empieza a generarse la transformación, como un caos. Latas de cerveza a ambos extremos de la prenda producen un efecto estremecedor, como insistiendo en el ruido que genera quizás la confusión de cómo aceptarse para salir al mundo sin temor al qué dirán.

Lo llamativo es que en la fiesta realizada en Altos, algunos de los Kamba Ra’anga están vestidos con ropa de mujer, y eso, en ese contexto sí es aceptado, porque es un disfraz que forma parte de un ritual, pero cuando eso sucede en la “vida real” eso es vilmente juzgado por ciertos sectores de la sociedad.

La máscara, en dicho sentido, es así el factor preponderante para subrayar el mensaje de Rojas. Cuando su personaje viste de mujer, lleva puesta la máscara por la parte de atrás de la cabeza y lo vemos bailando de espaldas. Así se acepta y así se muestra, solo si tiene una máscara se siente libre, porque se esconde.

En dichas partes, los movimientos son sutiles, hasta frágiles, y las líneas del bailarín fluyen con esa libertad. Pero al sacarse la máscara, los movimientos se transforman también, pasando a ser el reflejo tal vez de ese miedo o del deseo de externalizar lo callado. La influencia afro es muy palpable en el desarrollo coreográfico, donde Rojas impresiona con un gran dominio de su cuerpo y de lo dramático. El diseño de luces de Santiago Schaerer aporta lo justo para acompañar las emociones y los climas que atraviesa la obra.

Además, esta puesta cuenta con la asesoría dramática de Roberto Cardozo y el diseño de vestuario es de Rolando Rassmusen.

Cabe destacar que esta obra fue desarrollada por el bailarín en una residencia artística en Río de Janeiro. La misma fue presentada en julio en la Muestra de la Residencia Creadores Negros de la Danza, en el Centro Coreográfico da Cidade do Río de Janeiro.

La obra se presenta en el espacio de Crear en Libertad ubicado dentro de Estero Bellaco (Guillermo Arias 302, al costado del Hospital Militar). Las últimas funciones son los días 8, 9 y 10 de noviembre. Viernes y sábado a las 21:00 y domingo a las 20:00.

Las entradas cuestan G. 40.000. Hay promoción para estudiantes de dos entradas a G. 40.000. Entradas anticipadas a G. 30.000 se pueden conseguir llamando al (0983)386-166.

Fuente: ABC Digital.

Lea también

Foto de 'Hoy se cumplen 24 años de la trágica muerte de “Rigo Rigoberto”'
Foto de 'La semana cultural en el centro'
Foto de 'Fiesta “ramonera” vivida entre varias generaciones'
Foto de 'Un poeta entre dos idiomas'

Comentarios