Tras muerte por picadura de avispas, emiten recomendaciones

Tras muerte por picadura de avispas, emiten recomendaciones

Las picaduras de insectos -no solo de avispas- pueden llegar a ser mortales, como el caso de un hombre que falleció ayer en el Hospital General de Luque, por ello, médicos del Hospital de Clínicas emitieron algunas recomendaciones sobre como actuar sobre todo en caso de ser alérgico, cuyos casos son más graves.
Alergistas de la Primera Cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA alerta que ya sean abejas, avispas u hormigas, las picaduras de estos insectos pueden desencadenar consecuencias graves e incluso mortales para ciertas personas, por lo que lo principal es mantener la calma y acudir siempre al médico.
El Prof. Dr. Héctor Ratti, especialista alérgico del hospital escuela explicó que la reacción se produce porque el insecto inyecta una sustancia que tiene actividad inflamatoria tóxica en el organismo u, dependiendo de la cantidad de picaduras y veneno inoculado, del sitio y de la actividad de la persona que recibió la picadura, las consecuencias pueden ser más o menos graves.

“Uno de los principales riesgos de muerte por picadura de insecto es el edema de la garganta que impide que el paciente pueda respirar y no es crisis de asma sino hinchazón de garganta”, indicó el médicos sobre una de las manifestaciones más peligrosas de las reacciones por este tipo de picaduras.

Los más indicados para el tratamiento son los médicos, pero el paciente debe de tratar indicar que tipo de que tipo de insecto lo picó y otros datos que sean útiles al médicos como la cantidad -en el caso de ser más de una picadura-. También hay que precisar si anteriormente ya experimentó reacciones alérgicas por ese motivo.

Como docente, destacó la importancia de que los médicos actúen de manera rápida y destacó la importancia de que los galenos reciban instrucción específica sobre como tratar picaduras durante su formación en la facultad.

El tratamiento básico para estos casos es mantener libres las vías aéreas, mantener el área circulatoria y sobre todo la aplicación de medicamentos como adrenalina, antialérgicos y corticoide. En ese sentido explicó que el corticoide es utilizado para evitar en el caso de las reacciones anafilácticas, que son reacción generalizada del cuerpo ante un elemento alergénico. Una reacción como esta es la que generó la muerte del hombre ayer en Luque.

Explicó que estas reacciones puede tener dos fases: la fase aguda que puede ser leve y pasar en el lapso de 1 hora, y posterior a las 4 horas viene la segunda, que no se da precisamente en todos los pacientes, pero para ello es útil el uso de corticoide.

En los casos leves, las inflamaciones se dan solo en la zona de la picadura, y estas con el paso del tiempo y aplicando compresas frías y alguna pomada con antihistamínicos locales o suministrados por vía oral. En dos días las molestias deberían de desaparecer.

Sin embargo, las consecuencias graves pueden darse en personas sensibles o alérgicas. Estas deben tener especial cuidado, puesto que las reacciones no se limitan a la zona de la picadura, sino que pueden presentarse otros síntomas como cuadros de ansiedad, dificultad para respirar, opresión en el pecho, tos, vómitos, diarrea, calambres, hinchazón de la lengua y de la garganta, dificultad para tragar saliva, ronchas, arritmias, edema pulmonar, colapso circulatorio, y en ocasiones hasta la muerte por shock anafiláctico.

“A todos nos duele la picadura de un insecto, a todos se nos forma una roncha, pero al alérgico además de la reacción local puede alcanzar una reacción generalizada, siempre hay que tratar de diferenciarlas, y la única forma es con tranquilidad. Después de pasado el cuadro, ante una picadura de insecto siempre hay una reacción inflamatoria porque la sustancia que inyecta el insecto provoca una reacción en el organismo y si es veneno inyectado en mucha cantidad, aunque el paciente no sea alérgico puede simular o dar el mismo desenlace que una reacción alérgica”, indicó el médicos diciendo que tampoco hay que menospreciar estas picaduras en el caso de no ser alérgico.

También recomienda evitar prácticas muy comunes que muchos realizan normalmente al sufrir una picadura. En el caso de las abispas y las hormigas, estas no dejan un aguijo, pero las abejas si. Lo aconsejado es no apretar el aguijón para retirarlos, sino raspándolo suavemente para que se desprenda. Tampoco aplicar alcohol o algún derivado, porque eso lo único que genera es que aumente la absorción del veneno.

También hay que tener en cuenta que en el caso de que la picadura se producta en tejido blando como el rostro, labios o incluso la boca, la absorción de veneno es más rápida, por lo que hay que actuar con mayor diligencia y revisar que no se producta una inflamación de la lengua, algo que puede evitar la respiración del afectado.

Como todo objeto extraño para nuestro organismo, el veneno “va dañando todos los tejidos porque se produce una vasodilatación generalizada, eso genera un edema y puede afectar las vías respiratorias, la dilatación de las venas puede producir una disminución de la presión disminuyendo el pasaje de sangre con oxígeno a los órganos vitales con desenlace fatal. Si el paciente tiene síntomas de dificultad respiratoria, taquicardia, le bajo la presión, se siente mareado, se siente confundido, son signos de alarmas que el paciente está con presión baja y puede llegar al desmayo, posterior al desmayo puede haber desenlace fatal por hipoxia”, agrega el reporte de Clínicas.

Finalmente, también destacan que si se producen picaduras en masa de insectos, se debe de acudir inmediatamente a un centro asistencias, porque en esos casos, por más que no se sea alérgico, se pueden registrar casos fatales.

Fuente: ABC Digital.

Lea también

Foto de 'Domingo caluroso y sin lluvias'
Foto de 'Black Friday CDE causa furor'
Foto de 'La ANDE recibirá ofertas para nueva línea de 500 kV dentro de 30 días'
Foto de 'Amaneceres frescos con tardes calurosas'

Comentarios