Feminicidio, un problema histórico y cultural

Feminicidio, un problema histórico y cultural

Aspectos históricos, jurídicos y culturales de casos de feminicidios en Paraguay fueron expuestos durante una conferencia dirigida por el jurista Enrique Kronawetter y la historiadora Ana Barreto, en el marco del Día Internacional de la Eliminación Contra la Violencia de la Mujer, que se recuerda este mes. La actividad se desarrolló ayer en el Centro de Recepción de Visitas de la Itaipu, en Hernandarias.

La ponencia denominada «El paso del tiempo: Feminicidios en Paraguay» fue impulsada mediante una alianza entre la entidad binacional, el Ministerio de la Mujer y ONU Mujeres, con el propósito de crear conciencia sobre la violencia contra la mujer y el impacto del feminicidio en la sociedad.
El Dr. Enrique Kronawetter, quien trabajó en la reforma de la Ley 5.777/16 «De protección integral a las mujeres contra toda forma de violencia», mencionó que la gran misión de la normativa es la prevensión. «Cuando estamos hablando de feminicidio estamos hablando de la vulnerabilidad de la mujer como tal y que es víctima no solamente de un hecho aislado de violencia, sino que por lo general se insiste en el ciclo de violencia». Agregó que muchas veces estas situaciones no son percibidas o se toman con cierta normalidad, por parte de las autoridades pertinentes, entonces lo que se busca es concienciar sobre esta problemática.
En lo que va del año se reportaron 30 casos de feminicidio, que se convierten en trágicos ejemplos, por lo que es importante tener reguladas estas figuras, principalmente la de sancionar al victimario. Con esto, el Estado emite un fuerte mensaje de que no va a tolerar este tipo de abusos contra las mujeres que durante muchos años tuvo otro tratamiento.
«Acá el principal problema es que se siguen normalizando los hechos de violencia, a veces se dice que es una lesión, los investigadores principalmente de la Fiscalía no hacen esa distinción entre un ciclo de violencia que es casi seguro que termine en feminicidio y no se toman las medidas que traten de evitar y romper ese ciclo», añadió.
Mediante la ley 5.777/16, el Estado tiene el deber de ejecutar políticas públicas para prevenir, disminuir y eliminar las varias formas de violencia contra la mujer.
Por su parte, la historiadora Ana Barreto hizo un recorrido de los casos de agresiones a mujeres y mencionó que la historia de las paraguayas se basa en un largo camino de discriminación.
Expuso casos de abusos y hoy catalogados como feminicidios, cuyos victimarios eran los esposos, novios, padres o padrastros y que en muchas situaciones eran condenados apenas a trabajos forzoso en zonas aisladas. El factor común era que la mujer estaba sujeta al hombre y la justificación de la violencia estaba amparada por las leyes.
«Culturalmente el hombre tenía plena libertad para aplicar un castigo de carácter moderado, pero que resultara eficaz para corregir un eventual mal comportamiento de su pareja. Así la violencia contra las mujeres dentro de los parámetros mencionados fue concebida como una prerrogativa legítima por las normas patriarcales», manifestó.
La actividad también contó con la presencia de la ministra de la Mujer, Nilda Romero, quien dijo que combatir la violencia contra las mujeres es un paso fundamental para alcanzar la igualdad real en los diversos ámbitos de la vida, y esa es la meta que el Estado paraguayo se comprometió a alcanzar para el año 2030, teniendo en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Lea también

Foto de 'Intervienen “Black Friday” en Eros Club y rescatan a una menor'
Foto de 'Atacan puesto policial y asesinan a un comisario'
Foto de 'Domingo caluroso y sin lluvias'
Foto de 'Black Friday CDE causa furor'

Comentarios