Se habla de
Jugadores se quedaban horas y sus pases movían millones

Jugadores se quedaban horas y sus pases movían millones

Jugadores que permanecían solo horas en Paraguay y cuyos pases se movían en apenas una semana permitían mover millonarias sumas a través del Club Sportivo Luqueño. Directivos leales al clan González Daher fueron denunciados por lavado dinero. La Fiscalía tiene paralizada causa que podría ser clave.

Carlos de Pena estuvo apenas dos veces en Paraguay. La primera vez fue entre el 18 y el 20 de julio de 2017; y la segunda, entre el 17 y el 19 de julio de 2018.

A pesar de que pasó apenas cuatro días en territorio paraguayo, este delantero uruguayo, que actualmente milita en el Dinamo de Kiev de la Liga Premier de Ucrania, supuestamente fue jugador del Sportivo Luqueño durante medio año.

Así lo revela una denuncia por supuesto lavado de dinero presentada ante la Fiscalía en abril pasado contra toda la comisión directiva del club auriazul encabezada entonces por Walter Gustavo Benítez, ubicado como presidente por Óscar y Ramón González Daher, este último, imputado por lavado de dinero y usura.

Fernando González Karjallo, hijo de Ramón y también imputado por lavado, era síndico del club cuando sucedieron los hechos denunciados.

Según los documentos, el pase de De Pena llegó al Paraguay el 19 julio de 2017 proveniente del Middlesbrough del fútbol inglés. Volvió a ser transferido seis meses después, el 16 de julio de 2018, al Club Nacional de Montevideo, el mismo en el que había debutado profesionalmente.

Sin embargo, durante esos seis meses que supuestamente militó en el Sportivo Luqueño, De Pena en realidad jugaba en el Real Oviedo, de la segunda división del fútbol español.

Eso sí, sin vestir la camiseta auriazul, el pase del jugador uruguayo permitió que la institución realizara movimientos millonarios. Según sitios especializados, el pase de De Pena valía unos US$ 2 millones cuando fue transferido al Nacional charrúa.

De Pena respondió ayer los primeros mensajes que le enviamos vía WhatsApp a su celular, pero ya no dio respuestas cuando le consultamos si alguna vez jugó, entrenó o visitó las instalaciones del Sportivo Luqueño. Tampoco respondió si tuvo algún tipo de trato con la directiva del club.

Once días, cuatro millones de dólares

El esquema utilizado con el pase del delantero Carlos de Pena es lo que se conoce en el fútbol como “triangulación”, maniobras en las que se inscriben jugadores en un club para que luego pasen a otros y así evadir, entre otros, cargas tributarias.

De acuerdo a los registros presentados en la denuncia que consta ante Fiscalía, fueron alrededor de catorce transferencias las que habrían sido utilizadas por los leales del clan González Daher para lavar dinero.

Aparecen nombres de jugadores paraguayos, uruguayos, argentinos y hasta mexicanos (ver facsímil).

El esquema es bastante simple: hacen figurar a futbolistas en los registros del club para transferirlos y, así, justificar el ingreso de grandes sumas.

Un caso bastante llamativo es el del también uruguayo César Falletti, quien estuvo apenas dos días en el Paraguay en 2017, entre el 2 y el 4 julio. Su pase llegó GRATIS a Luqueño el 10 de ese mes proveniente del Ternana Calcio, de la segunda división del fútbol italiano, y once días más tarde fue transferido al Bologna FC de la primera división de Italia.

Por su pase, según registros de medios especializados, el club de la Serie A pagó más de cuatro millones de dólares.

Dicha situación es bastante similar a la del también uruguayo Felipe Avenatti, quien llegó por primera y única vez al Paraguay en aquellos días. Su pase llegó igualmente del Ternana Calcio y GRATIS el 10 de julio de 2017; un mes y medio más tarde, el 30 de agosto, era enviado al Bologna, que pagó más de US$ 4 millones.

Mismo jugador, mismo club…dos veces

Curiosamente, el pase de Avenatti volvió a ser enviado desde Luqueño al Bologna el 3 de julio de 2018, cuando el delantero ya aparecía en los registros del club italiano.

En esa misma época, el Sportivo Luqueño volvió a recibir un depósito de cerca de US$ 6 millones, según estados contables del mismo club presentados ante un perito contable y a los cuales tuvo acceso nuestro diario.

De acuerdo con los documentos y la denuncia, Luqueño vendió dos veces al mismo jugador y al mismo club, lo que le permitió mover cerca de US$ 10 millones en un año.

Aún así, nadie vio nada… O, al menos, nadie dijo nada.

mabel@abc.com.py

juan.lezcano@abc.com.py

Fuente: ABC Color.

Lea también

Foto de 'No habrá aumento de tarifa de la ANDE hasta el 2022'
Foto de 'Abdo Benítez se reúne con Trump en Washington'
Foto de 'Víctor Bogado y la “niñera de oro” ahora denuncian al Estado paraguayo ante la CIDH'
Foto de 'En el Gobierno esperan más corruptos en la lista de EE.UU.'

Comentarios