La Aduana recibe en medio de la oscuridad a turistas en las noches

1683

En medio de la oscuridad y malos tratos son recibidos todas las noches turistas que ingresan al país por Aduanas, en la zona primaria del Puente de la Amistad. El tinglado  se encuentra sin iluminación y la situación genera incomodidad para muchas personas. Un panorama totalmente diferente se puede apreciar hacia el lado brasileño, donde el acceso de control está totalmente iluminado y el trato es cordial y respetuoso.

Los que ingresan a Paraguay por Aduanas deben hacer filas en medio de la oscuridad, por falta de iluminación.

La carta de presentación de Ciudad del Este ya comienza mal. Al ingresar por Aduanas en horas de la noche, uno apenas puede divisar su camino con las luces de los faroles de su auto, ya que el lugar permanece a oscuras. Los reflectores ornamentales instalados no están funcionando, según se pudo constatar en las últimas noches.
Los reclamos no se hicieron esperar, ya que estamos en una temporada alta, en donde muchos turistas entran y salen a la zona para realizar compras. Además, suman los compatriotas que también escapan hacia el lado brasileño. Para los paraguayos, resulta tedioso regresar y cruzar Aduanas, ya que manifiestan que el trato de los funcionarios locales es muy descortés. Esto se suma a la incomodidad que se genera en el área de control sin luces.
“Toda la zona primaria, bajo el tinglado principal donde está Aduanas, se encuentra sin iluminación. Es una vergüenza que estemos en estas condiciones ya que al cruzar hacia el lado brasileño diferente el ambiente es totalmente lo contrario. Hay luces por todos lados y es cómodo cruzar así”, indicó Arnaldo Benítez, un ciuadadano paraguayo que cruza con frecuencia hacia Foz de Yguazú.

La oscuridad da una mala imagen a la entrada al país.

Mencionó que la falta de buena iluminación no es el único inconveniente en el lugar. “Los funcionarios de Aduana que se encargan de realizar los controles son maleducados e intratables. No saben tratar como corresponde y eso da una pésima imagen a la ciudad”, señaló.
“Siendo una ciudad importante deberíamos recibir en mejores condiciones a los turistas y con un trato más cordial. Acá es todo lo contrario y de esa manera ahuyentamos a los extranjeros”, acotó.
Juan Rozzano, jefe de distribución regional de la Ande, explicó que el tinglado de la zona primaria del Puente de la Amistad tiene reflectores ornamentales, que están directamente a cargo de la administración de la institución y que ellos no pueden intervenir.
“Cuando se colocan focos, faroles o reflectores ornamentales el mantenimiento y cambio de esos accesorios queda a cargo de la institución que mandó colocar. Nosotros podemos proveer la generación de electricidad pero no tenemos materiales ornamentales para cambiar”, destacó.
Comentó que hasta la fecha no hay reclamos de reposición de electricidad en el lugar, por lo que la situación queda a cargo de Aduanas. Intentamos conversar con un representante de la institución, para saber sobre el problema, pero no recibimos respuestas.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp