Próximo paso debe ser el desbloqueo de listas

2879

Todavía hay muchos contusos y heridos de la paliza que aplicó la ciudadanía a los delincuentes de la política, a los prepotentes y atropelladores de las instituciones democráticas. Es lo maravilloso de la democracia, de una sociedad abierta y de la libertad de expresión, garantía suprema del funcionamiento de las libertades públicas. La soberanía del voto popular que puede dar un castigo ejemplar a los que se mofaron de la confianza otorgada.
El voto del ciudadano común le dijo a esa clase dirigente: “no nos interesa tu dinero sucio, somos paraguayos dignos, queremos vivir en una sociedad libre, queremos instituciones transparentes y manejo limpio del dinero público. La ciudadanía demostró su rotundo rechazo a los negociados y a los bandidos que creen que pueden seguir manejando las instituciones como su negocio particular, humillando y sometiendo a un régimen de cuasiesclavitud a los funcionarios públicos.
La ciudadanía que trabajó por la construcción de la democracia es celosa custodia de ese proceso y de sus instituciones. Nuestra gente sabe lo que significa la opresión y supo disfrutar y aprovechar muy bien los beneficios de la libertad. Esa libertad que tiene en el cuarto oscuro de ponerle una cruz a los bandidos y dejarlos en la cuneta. Esa ciudadanía demostró, una vez más, que con la dignidad del paraguayo, no se juega.
Sin embargo, todavía queda un buen trecho. Agazapados en las listas sábanas están los sinvergüenzas, los propiciadores de los negociados, quienes ingresarán al próximo Parlamento y se asegurarán cinco años de impunidad, además de la posibilidad de utilizar sus votos para los negociados y las componendas.
El siguiente paso debe ser el rechazo contundente a esas listas sábanas. Allí estarán escondidos los mismos que llevaron como punta de lanza a Santiago Peña y a Elio Cabral, o a Mario Castillo y María Portillo dentro del Partido liberal. En esas listas estarán: Javier Zacarías Irún, Justo Zacarías Irún, Zulma Gómez, Blas Llano, Carlos Portillo, el mismo Horacio Cartes, Óscar González Daher y otros responsables de la destrucción de nuestras instituciones. Son los que propiciaron el atropello a la Constitución y la falsificación de firmas y generaron la confrontación en nuestra sociedad que llevó a la muerte de un joven dirigente político.
El próximo paso debe ser el rechazo a estas listas sábanas y votando en contra de las listas de los impresentables. Nuestra sociedad tiene gente capacitada, gente digna y luchadora, que puede representar con altura, honestidad, dignidad y patriotismo a los paraguayos en el Congreso de la Nación. El siguiente deber ciudadano es desterrar a la podredumbre, votando en contra de los indeseables. Tal vez eso les impulse a desbloquear las listas de aquellos políticos, que se consideren con principios, y así puedan distanciarse de la podredumbre.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp