El necesario control cruzado

924

La gobernación del  en el próximo periodo estará compuesta de una Junta Departamental con mayoría opositora que tendrá a su cargo la gran responsabilidad de controlar la gestión del gobernador electo, el colorado Roberto González Vaesken.
El objetivo de la creación de las Juntas Departamentales con la Constitución de 1992 fue justamente tener una instancia de control de los gobiernos regionales. Que la gestión de los gobernadores sean permanentemente auditadas a través de la evaluación realizada anualmente. Los concejales no solo tienen la potestad de rechazar los informes si consideran que en los mismos no se justifican convenientemente el uso que dio el Ejecutivo Departamental al dinero público; o las inversiones realizadas fueron sobrefacturadas o hechas de mala manera.
Los ediles también tienen la potestad de denunciar ante la justicia a los administradores, impulsar auditorías con la Contraloría General de la República y si se confirman las irregularidades finalmente promover la destitución y procesamiento penal de los responsables.
En la historia de los gobiernos regionales, sin embargo, son contadas las Juntas Departamentales que ejercieron este control y terminaron castigando a los gobernadores.
En la mayoría de los casos se convirtieron en cómplices y encubridores a cambio de participación en los negociados. Además de avalar y formar parte de robos descarados, viven a cuerpo de rey con buen salario, combustible y vehículos adquiridos con presupuesto público. Convirtieron, además, las instituciones en una agencia de empleo para sus familiares, amigos y operadores políticos. Cuestan millones y no sirven para nada.
Tener una Junta Departamental con una mayoría opositora no garantiza control estricto de la cosa pública, pues depende mucho de la solvencia moral de cada uno de los que asumen el cargo. Y más que nunca es imperioso que en el Alto Paraná asuman decididamente su rol y se conviertan en una verdadera instancia de control del gobierno regional.
Los electos por el PLRA – Tekojoja Mabel Otazú Vda.de Medina, Estela Noguera, Julio Landaida Mazari, José Chaparro Esquivel, Aldo Toralez Cantero, Elio Castillo, Carlos Mora Cáceres, Aldo Florentín; por Cruzada Nacional Miguel Martínez, Isidoro Fernández y por Patria Querida, Sandra Miranda tienen la obligación de honrar la confianza que depositó en ellos la ciudadanía.

Comments

Comentarios desde Facebook