La mala fama de CDE

1200

La ministra de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad), María Epifania González, manifestó que se necesita un estudio técnico que determine si Paraguay, específicamente desde la zona de la Triple Frontera se financia o no grupos terroristas. La misma estuvo en una conferencia sobre lavado de dinero que fue organizada la Cámara de Comercio y Servicios de Ciudad del Este, la Asociación de Casas de Cambios y el Consejo de Desarrollo Social de Ciudad del Este (Codeleste).

González destacó que sean los empresarios los que tomen la iniciativa de realizar un encuentro para capacitarse y debatir sobre el lavado de dinero y otros tipos de crimen organizado.

En efecto, la formalización de Ciudad del Este depende en gran medida de los comerciantes y empresarios, pues son ellos quienes tienen la posibilidad de controlarse mutuamente y excluir a aquellos que quieran utilizar este rubro para delinquir.
Lastimosamente por años se mantuvieron indiferentes a los problemas de criminalidad que venían golpeando duramente a la imagen de Ciudad del Este. De todas formas es plausible que en esta ocasión sean los principales afectados por la mala fama de la capital del Alto Paraná quienes tomen la iniciativa y traten de cambiar y desterrar los viejos estigmas que tanto daño le hicieron a la ciudad.

Ciudad del Este está habitada por una gran mayoría de gente trabajadora, que paga sus impuestos y que con su trabajo diario procura el engrandecimiento de la ciudad y del país. Son contados los sinvergüenzas que ensucian el nombre de la ciudad. Ahora que los empresarios toman la iniciativa, es también una buena oportunidad para exigir a los organismos de control y de sanción que sean más rigurosos con los delincuentes. Son los funcionarios corruptos, de las diferentes instituciones los que facilitan la impunidad y contribuyen a aumentar aquella mala fama.
Se tiene que terminar con la cultura del todo vale, la corrupción de los funcionarios públicos y sobre todo la impunidad, para lograr revertir aquella mala fama.

Esta zona del país al igual que las demás ciudades de frontera contribuyen enormemente con la economía nacional. Por su estratégica ubicación, Ciudad del Este seguirá teniendo importancia gravitante para la vida nacional y dependerá de los actores locales y nacionales aprovechar mejor las ventajas que ofrece la capital del Alto Paraná.
Es momento de recuperar todo lo bueno que ofrece esta región para el país y para el mundo. Esto debe ser acompañado también por un real saneamiento de las instituciones de control. Ese es el desafío y no se logra solo con discursos y buenas intenciones.

Comments

Comentarios desde Facebook