Cortoplacista

632

Al parecer, el mal común entre las autoridades y políticos es la escasa visión o la visión muy cortoplacista. Las planificaciones de salud pública, educación, obras viales, entre otros, no pasan de dos o tres años, y en poco tiempo se generan más problemas.
Actualmente, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) es una de las instituciones más afectadas por esta situación. Siendo uno de los ministerios más importantes en términos de recursos financieros y recursos humanos, no puede ser manejada tan a la ligera como se está haciendo. Incluso el ministro Eduardo Petta sería convocado en el Congreso para responder: por qué no se previó la jubilación de docentes que deja a más de 40.000 alumnos sin dar clases, 250 colegios parados, por qué se gastan más de 85 millones de guaraníes por aulas prefabricadas cuando el precio de lista es de 43 millones, entre otros, según los cuestionamientos presentados.
En cuanto a la falta de docentes, pese a que el MEC cuenta con una Dirección de Planificación y una Dirección de Talento, no se hizo un trabajo de previsibilidad de los rubros que se necesitarán para el año siguiente, según afirmó el doctor Horacio Galeano Perrone, quien fue ministro de Educación en cuatro oportunidades.
Es decir, se pudo haber evitado el caos por la falta de docentes, pero como los responsables de esas dependencias no hicieron la tarea, quienes pagan las consecuencias son los alumnos que están perdiendo horas de clase que jamás recuperarán. Ahora la única solución inmediata es contratar docentes en forma temporal, mientras se realizan los concursos para cubrir las vacancias.
Esta falta de planificación a causa de la visión cortoplacista no es un mal exclusivo del MEC. Es más, es muy común en las instituciones públicas. Con frecuencia vemos que las soluciones mágicas que se platean, al poco tiempo son obsoletas. Nuestras autoridades se pasan recurriendo a arreglos parches, momentáneos, y nadie se ocupa de hacer un trabajo técnico a proyección de largo plazo.
La consecuencia es que, año tras años, nos estamos dando vuelta sobre los mismos problemas, las mismas situaciones, las mimas quejas, sin poder avanzar.
El problema es que seguimos eligiendo autoridades que están más preocupados en utilizar las instituciones para sus negocios particulares, aprovechar las licitaciones para beneficiar a empresas amigas. Y así seguimos repitiendo los mismos problemas y las mismas historias.
A cada problema que se plantea en las diferentes áreas, tiene que plantearse soluciones a corto, mediano y largo plazo. Solo así dejaremos de dar vueltas sobre los mismos problemas y repitiendo los mismos errores, cuyas consecuencias las paga la ciudadanía.

Comments

Comentarios desde Facebook